Jhon Hélber Rodríguez

Política y riqueza: las cuentas que no cuadran pero que no se investigan

Los colombianos hemos asumido, casi de manera natural, que si una persona tiene un alto cargo dentro del gobierno, bien sea a nivel nacional, departamental o municipal, es por ende y como resultado de su cargo, una persona rica, es decir con un patrimonio que lo ubica dentro de la denominada “clase alta”, dentro del grupo de “nuevos ricos del país” o de cada región. Como sociedad hemos dado por hecho esa estrecha relación entre política y riqueza y no es gratuito que desde tiempo atrás usemos el término “doctor” para dirigirnos a cualquier servidor público, no como puro formalismo sino como se solía tratar “al patrón” o alguien que se consideraba de “gran posición”.

 

Pero en términos reales no es posible que cualquier funcionario público, por alto que sea su cargo, se convierta o pueda construir un patrimonio ni siquiera cercano a lo que podríamos denominar una persona rica o millonaria en Colombia.

 

Está bien claro que los salarios, por ejemplo de los congresistas del país, son exorbitantes y que sus aumentos recientes no han tenido ninguna consideración con la grave crisis que vive el país, con su pobreza histórica, ni mucho menos con los ingresos que reciben las personas más pobres por medio del salario mínimo anual que aprueba el gobierno. Aún así, es imposible que un presidente del país, ministro o senador o senadora se convierta en “uno de los nuevos ricos del país”, terrateniente o persona acaudalada, por ocupar este cargo en cuatro o hasta ocho años.

 

Ser presidente no alcanza para casa en New York

 

Para hacernos a una idea real de los ingresos que por sus cargos pueden obtener los servidores públicos de los niveles más altos del país, repasemos sus salarios a 2020 y lo que obtienen en un periodo de 4 años, que es en los cargos de elección popular, el tiempo para el cual son elegidos.

 

En el nivel nacional estos son los salarios:

 

Cargo Salario Mensual Total año Total 4 años
Presidente de la República $38.000.000 $456.000.000 $1.824.000.000
Ministros de Gobierno $18.200.000 $218.400.000 $ 873.600.000
Magistrados de las Altas Cortes. (Corte Suprema de Justiticia, Corte Constitucional, Consejo de Estado y Consejo Superior de la Judicatura) $38.000.000 $456.000.000 $1.824.000.000
Congresistas (Senado y Cámara de Representantes $34.417.000 $413.004.000 $1.652.016.000
Fiscal General y Vicefiscal, Procurador, Contralor, Defensor y Registrador Nacional. $34.417.000 $413.004.000 $1.652.016.000

Gráfico: Elaboración propia. Fuente: Decreto Salarial 2020. Presidencia de la República.

 

Aunque estos salarios pueden significar en sólo un año lo que una persona podría ganar en 40 años de trabajo con un ingreso de 1 salario mínimo y sin duda son exorbitantes, no son suficientes para justificar las propiedas y bienes que han obtenido muchos políticos del país, como apartamentos en New York, grandes haciendas, lujosas casas y apartamentos en los sitios más costosos del país, esto sin mencionar las cuentas en paraísos fiscales, como la que tenía el actual Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla en Panamá y sobre la cual aún no ha respondido sus orígenes y la casa del actual presidente Duque en  Washington D.C.

 

Vamos a suponer que un senador, senadora o el mismo Presidente de Colombia, que son los que reciben algunos de los salarios más altos, ahorraron por completo los ingresos que obtuvieron durante sus cuatro años de trabajo en su cargo. Que no gastaron en mercado, ni en salud, ni en educación para ellos o sus hijos, recreación o regalos, un solo peso y que por lo tanto esta cifra está intacta, algo así como $1.800.000.000 (mil ochocientos millones de pesos).

 

¿Cómo es posible entonces que estos servidores públicos sean propietarios de fincas y haciendas en Colombia que superan los $2.000 millones de pesos? ¿Cómo es posible que tengan recursos en paraisos fiscales no declarados en Colombia con cifras en millones de dólares? ¿Cómo es posible que puedan adquirir apartamentos en Miami, New York o Europa que superan el millón de dólares?

 

 

Los nuevos ricos del pueblo y de la ciudad

 

En el nivel departamental y municipal estos son los salarios:

 

Cargo Salario Mensual Total año Total 4 años
Gobernadores (Categoría especial) $ 15,512,880.

 

 

$186.154.560 $ 744.618.240
Alcaldesa de Bogotá $23.000.000 $276.000.000 1.104.000.000
Alcalde de Medellín $17.040. 962

 

 

$204.491.544 $817.966.176
Concejal de Medellín $17.040. 962 $ $
Diputado de Antioquia $15,512,880. $ $

 

Gráfico: Elaboración propia. Fuente: Acuerdo 041 de 2020 Concejo de Medellín.

 

En general los sueldos de los alcaldes del país van desde los $4.000.000 a los $23.000.000 mensuales, dependiendo en cual de las 7 categorías (Ley 1551 de 2012) se encuentra el municipio y siendo sólo tres ciudades en Colombia que tienen categoría especial y por lo tanto los más altos salarios de sus mandatarios: Bogotá, Medellín y Cali.

 

En el caso de los gobernaciones están clasificados en 5 categorías dentro de estas una especial, en la cual están los departamentos de Antioquia, Valle y Cundinamarca. Para estos departamentos el salario del gobernador es de $15.512.280, siendo también los más altos del país, aunque inferiores a los de sus ciudades capitales.

 

Para los concejales y diputados resulta aún más paradógico el súbito enriquecimiento que muchos presentan pues aunque tienen la misma acción salarial que sus respectivos alcaldes o gobernadores, se les paga por periodos de sesiones que son tres periodos al año y en promedio de tres meses cada periodo. Es decir que reciben ingresos por cerca de 9 meses y no 12 como los mandatarios, su sueldo es una suma considerable pero no suficiente para hacer que aumente su patrimonio hasta convertirlo en un “nuevo rico”.

 

Volviendo a los bienes que adquieren muchos integrantes nuevos de la clase política, consideremos que una finca de recreo en una zona turística como Santa Fe de Antioquia puede estar costando entre 300 y 10.000 millones de pesos. Una casa o apartamento, como las que ostentan en sus fotografías familiares, que están ubicados en los sectores más valorizados de las ciudades capitales pueden estar entre los $2.500 y $10.000 millones

 

Tiene entonces muy poco sentido que un alcalde de un municipio de 2ª o 3ª categoría termine siendo uno de los “nuevos ricos del pueblo” o de la ciudad luego de terminar su periodo de gobierno, con salarios que en la mayoría de los casos no superan los 5 millones de pesos y que en los casos de las ciudades capitales, tienen los más altos, sólo les daría al final de su periodo para comprar un apartamento de 400 millones de pesos, suponiendo que han ahorrado por lo menos la mitad de todo su sueldo durante su mandato. ¿Cómo logran entonces tener una casa en sectores como El Poblado que superan los $2.000 millones de pesos y fincas en regiones como Llano Grande (Rionegro) o Santa Fe de Antioquia?

 

Es decir que en términos reales, “en pesos contantes y sonantes”, ningún político regional o nacional podría tener por cuenta de su trabajo como servidor público, casa, finca y autos de lujo. ¿Cómo se entiende que siendo las cifras tan claras y además públicas, no se generen investigaciones de oficio por parte de la Fiscalía General de la Nación o La Procuraduría o entidades de control ante el injustificado enriquecimiento de la clase política nacional? Seguramente cada uno de ustedes amigos lectores (ras), conocerán por lo menos un caso de alguién que, por cuenta de su cargo, se convirtió en una persona con lujos y riquezas.

 

Es evidente que ningún político en Colombia podría hacerse rico por cuenta solamente de su salario como servidor público. Lo más grave es que, a pesar de que sus salarios son desproporcionados, tienen también claro que esa “es la menuda” y que las verdaderas oportunidades de enriquecerse están en los contratos con el estado, en las coimas y en muchos casos, en la venta de activos del estado a particulares y “normas a la medida” por las cuales reciben comisiones en paraisos fiscales o cuentas de terceras personas.

 

Declaración de renta pública

Uno de los temas que proponía la Consulta Anticorrupción es que los servidores públicos tuvieran la obligación de hacer públicas sus declaraciones de renta, es decir la relación de todos sus bienes y por lo tanto estuvieran obligados a justiticar el ingreso de cada peso y de cada activo que posean. Lamentablemente la Consulta no logró los votos necesarios para que fuera ley y el gobierno del presidente Duque, aunque se comprometió con sus temas y se declaró simpatizante de estos cambios, nunca promovió su aprobación en el Congreso.

 

 

Fuentes:

 

CONTADURÍA GENERAL DE LA NACIÓN. PROCESO DE CATEGORIZACIÓN DEPARTAMENTOS, DISTRITOS Y MUNICIPIOS

https://www.contaduria.gov.co/documents/20127/38126/CIRCULAR+EXTERNA+No.+002+DE+2020+-+Categorizaci%C3%B3n.pdf/7e76f7f7-cb9d-e741-d747-f35fc867c400

 

CONCEJO APROBÓ EL INCREMENTO SALARIAL DEL PERSONERO, LA CONTRALORA GENERAL Y EL ALCALDE DE MEDELLÍN Boletín 192. 30 de noviembre de 2020.

https://www.concejodemedellin.gov.co/es/node/6357

 

Función Pública. Toma en: 9 de enero de 2021.

https://www.funcionpublica.gov.co/web/sigep/hdv/-/directorio/M1116446-4391-4/view

 

Periódico El Tiempo. El sueldo de los congresistas colombianos, comparado con otros países.

https://www.eltiempo.com/mundo/mas-regiones/salario-de-los-congresistas-colombianos-asi-es-el-salario-en-otros-paises-557459

 

Periódico El Tiempo. ¿Cuánto ganarán los candidatos que fueron elegidos este 27 de octubre? 28 de octubre 2019.

https://www.eltiempo.com/politica/partidos-politicos/cuanto-ganan-los-alcaldes-y-gobernadores-en-el-pais-2019-2020-421714

 

Compartir: